30 marzo, 2020

Mi dueña, la Vida

Hoy no funcionaba internet ni en casa, ni en la oficina. Hoy toca ese inconveniente. Otro día fue la enfermedad de mi madre. Otro día una decepción con la conducta de X persona. Y así cada uno de nuestros días la Vida te presenta algo que no esperas. Algo que puedes valorar en positivo o en negativo. ¿O quizás se trata de no hacer valoración alguna?

Nuestras emociones nos conducen a estados de plenitud pero también de carencia. Eso ya lo sabemos. Ahora bien, ¿cuál es la causa? La causa es que nosotros hacemos unos planes para la vida que unas veces se cumplen y, otras veces, la Vida tiene sus propios planes. Es decir, hay algo que está más allá de lo emocional, más allá de lo racional.

La Vida que nos trae aquí, dado que no existe prueba de que nadie solicitase nacer, ni de que se crease a sí mismo, es la responsable de todo lo que ocurre, también es la responsable de que el ser humano tenga conciencia y se tenga que hacer a su vez responsable de su propia vida. Al tomar verdadera conciencia de nuestro Valor, caemos en la cuenta de que es un Valor prestado, a través del cuál se expresa la Vida. Por lo tanto, el aprecio del Valor no es posible sin el aprecio de la Vida de donde procede aquel. Así que amarse a uno mismo implica amar la Vida de la que venimos. Y amar la Vida implica amar a los hijos de la Vida, que son nuestros semejantes, que son los animales, las plantas, el medio ambiente, todo lo generado. Si fuésemos capaces de entender esto, el egoísmo decaería definitivamente. Así que cuando sucede un hecho, el que sea, lo aceptamos y nos ponemos en acción para proteger nuestra vida y para vivir conectados a nuestro Valor. Así que cuando otra persona realiza una acción, la que sea, lo aceptamos y a su vez nosotros respondemos desde el Valor, protegiendo nuestra vida y actuando desde el Valor. Porque en el Valor no existe el conflicto, ni el odio, ni la envidia, ni la competitividad. El Valor implica reconocer las diferencias para sumar. Y desde ahí, las emociones se alinean para mantener un estado de plenitud permanente.

Una vez que hemos comprendido todo esto, libres del ego, libres del miedo y la culpa, podemos vivir desde la paz, la alegría y la libertad, sumando con nuestros semejantes. Y así, cada día puedo dedicarme al desarrollo del conocimiento en conexión con mi Misión de Vida. Todos los días puedo levantarme con un sentido de vida, absolutamente motivado para explorar mis límites, para dar todo el fruto que he venido a dar y aprendiendo desde la verdad.

Print Friendly, PDF & Email

SALVA GALVEZ

Salva Gálvez es abogado, educador social y experto en temas sociales. Formado con John Grinder y Richard Bandler en Coaching con PNL. Trainer en PNL Tradicional y Código Nuevo con John Grinder Master en Asesoramiento y Orientación Familiar por la Universidad Pontificia de Salamanca Creador y Director de EVALHUM (ECOREM y ESPNL) Autor del libro «Los Panes y Los Peces. La llave de un mundo de infinitas posibilidades» Creador del Modelo 7 Fortalezas basado en el desarrollo de la Ciencia del Valor Humano. Salva tiene una amplia experiencia como Coach Profesional, ha trabajado para importantes corporaciones como la Universidad de Murcia (Codirector del Curso Especialista Universitario en Coaching Profesional) o Grupo Punta Cana (Talleres de Liderazgo Centrado en el Valor). Es empresario de éxito con Salva Gálvez Solutions SLU, propietaria de las marcas ECOREM, ESPNL y Coaching International Center.

Ver todas las entradas de SALVA GALVEZ →

2 comentario en “Mi dueña, la Vida

  1. Así es,desde el reconocimiento de que algo superior me ha creado y el respeto sobre las personas y seres vivos debo proteger mi valor,aceptando que mis deseos naturales no pueden determinar mi vida,hay una inteligencia superior

Deja un comentario

Abrir chat
1
¡¡¡Consulta ahora!!!
Hola, ¿en qué podemos ayudarte?
Powered by
A %d blogueros les gusta esto: